PUBLICIDAD

49 2

Roraima, paraíso para los escaladores

Desde hace años se conoce que los Tepuyes son visitados anualmente por un gran número de escaladores que desean poner sus manos sobre una de las formaciones rocosas más antiguas del mundo “La Madre Roca”. Sin embargo esto a sido siempre pensando en la escalada de Gran Pared y apartan la atención de los bloqueros de las extrañas formaciones rocosas que se encuentran encima de estas gigantescas mesetas y que resultan ser perfectas para la modalidad del Bloque, la cual a crecido vertiginosamente en el ámbito de la escalada durante la última década.

Un pequeño grupo de escaladores venezolanos emprendieron un maravilloso viaje al mundo perdido, el Tepuy Roraima. Alberto Raho miembro del Team Mutante.com.ve fue pieza de este equipo y nos cuenta con detalles la experiencia que vivieron: Acosado por imágenes de videos de escaladores profesionales y por fotografías de amigos y compañeros adictos a la roca, decidí cambiar la destinación de mi próximo viaje de escalada propuesto a Bucaramanga-Colombia por Roraima-Venezuela, al escuchar de Diego Cartaya (Corresponsal de Mutante.com.ve) y de Raul Navarro, compañero de cuerda desde hace años, sus planes de ascender caminando el Tepuy para permanecer una semana dedicados total y únicamente a abrir la mayor cantidad de bloques sobre la inmensa plataforma. Recuerdo que pensé: “Es la Madre Roca, queda en mi país y aun no la conozco. Ya no volveré a responder que no, cuando me pregunten: ¿Haz ido a ese lugar alucinante que todos vimos en la película King Lines? Además lo que más me gusta hacer es escalar bloques… y será en la arenisca más antigua del mundo”.

El día 26 de Diciembre arrancamos desde Paray Tepuy y para ser franco, imaginaba que el ascenso y posteriormente el descenso iban a ser mucho más sencillos, la caminata es bastante dura desde que arrancas hasta que logras poner tus pies sobre el Roraima, sin embargo alego en mi defensa y la de mi grupo, que llevábamos comida para diez días con un solo porteador y que tres de los integrantes sufrimos las consecuencias de beber agua directamente de los ríos (incluyéndome), aportando lo que sería una de las principales desilusiones del viaje, para mi, era irreal que las aguas provenientes de La Madre de todas las aguas no fueran tan puras como te lo hacen sentir, lamenté no haber potabilizado el agua que bebería como lo tenía planeado sin embargo luego de una noche con diarrea, vómito y fiebre elevada, los afectados del primer día (Daniel y yo) pudimos despertar un poco mejor y luego de algunas sopitas, uno que otro pegue en el evidente bloque del campamento Kukenan y una mañana de “descanso” emprendimos el día 27 el segundo trayecto del ascenso hasta el Campamento Base. La caminata al igual que el primer día transcurrió con tranquilidad a nivel de emociones y sensaciones, me imagino también que por no ser montañistas o miembros de algún grupo de “Hazme todo, cocíname todo, llévame todo” Saben? de esos que te roban la poca aventura que puedes conseguir, si no, escaladores que solo caminan porque es el medio para aproximarse a lo que de verdad les apasiona y buscan. Sin embargo la ansiedad que sentíamos desde el día 23 que acampamos en Kumaracapay crecía vertiginosamente.

Minutos antes de que cayera la noche llegamos al Campamento Base, en la cara de todos se veía la alegría de haber alcanzado ese punto, acompañada por la sensación inexplicable que sentíamos al ver la pared del Roraima completamente teñida de rojo gracias a los últimos minutos de sol, “Increíble, no me alcanzaba el rango de visión para poder abarcarlo completamente con la mirada”. Ceno poco, estoy demasiado cansado, las sopas de sobre quedaron evaporadas en sudor durante el camino, quiero dormir y ya, el resto del grupo se ve atacado por sensaciones similares. A la mañana siguiente, lunes 28, salimos temprano, bueno el temprano que caracteriza a los escaladores de la nueva generación, y en la tarde ya estábamos acampando en el Hotel Arena, un hotel 3 estrellas con bastantes comodidades, excelente terraza, agua cerca, buen baño, cocina, despensas, estantes y buena protección contra el viento. En este punto empezaría lo que de verdad habíamos venido hacer. Lo que nos esperaba eran 5 días soleados, de cielo despejado, noches claras, luna llena, no más puripuris, frío, adherencia increíble, nidos de pemón, un coatí, bloques, bloques, bloques, primeros ascensos, proyectos, rastros de magnesio, dedos que sangran, nuevo año, cumpleaños, baños fríos, turismo vulgar y corriente, más bloques. Escuché que dijeron que la meseta es similar a Rocklands, en Suráfrica, esto es posible, aunque la primera impresión de muchos fue que no habían tantos bloques como esperábamos, al principio parecía que había sido un error haber dejado la cuerda pero solo era cuestión de adaptarse al tipo de escalada y todo empezó a ser una locura colectiva, y es que en 34 kilómetros cuadrados de roca tiene que haber por lo menos un bloque bueno, o ¿no?. Es el Rocklands oscuro y hay disfrute para cualquier tipo de escalador, romos, regletas, dinámicos, fisuras, proyectos inhumanos… Lo peor de todo, frente de nosotros nos observaba inmóvil el Kukenan, mucho más virgen, sin basura oculta entre las piedras (de la cual encontramos suficiente) y donde Chris Sharma y su grupo dejaron cayos regados por todos lados, suficientes bloques como para tres vidas. Es importante destacar que nuestro deporte no es bien visto por eso que llaman INPARQUES, (algún día lo entenderán) así que advertimos discreción dentro del gremio y nos ponemos a la orden para ofrecer información logística, que aprendimos pagando la novatada.

Las imágenes se están cocinando para nuestra próxima producción, la cual irá orientada a la explotación de zonas con potencial de bloque en el país, en ella veremos la calidad del material bloquero que hay en el parque Nacional Canaima, todo narrado por Raúl Navarro, Samuel Navarro, Jhorman Piñero, Carlos Segovia, Daniel Fajardo y dos miembros del Team Mutante.com.ve, Diego Cartaya y Alberto Raho, quienes contribuyeron un poco en esta labor algo pionera de fomentar esta modalidad.

Fotos Daniel Fajardo y Diego Cartaya

Video escalada boulder; Tepuy Roraima el Rocklands Negro

2 COMMENTS

  1. michael kettner

    Hola! Voy en febrero al roraima con varios amigos escaladores, quería saber a que te referidas con esto: ”Es importante destacar que nuestro deporte no es bien visto por eso que llaman INPARQUES, (algún día lo entenderán) así que advertimos discreción dentro del gremio y nos ponemos a la orden para ofrecer información logística, que aprendimos pagando la novatada”. Gracias :)

    1. Alberto

      Escalar en los Tepuyes es “ilegal”, son parques protegidos y la gente de IMPARQUES no lo permite, dicen que el impacto ecológico es muy grande y bla bla bla. Si solo vas a hacer bloques hazlo con discreción y si vas a las paredes ten mucha más discreción. Investiga acerca del asunto.

RELATED ARTICLES

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Completa la cifra * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Publicidad

En Mutante