PUBLICIDAD

768 1
Cima Aiguille de Sialouze - Foto Eduardo Moser

Sur Francia, el destino para una experiencia de escalada alpina

Eduardo Moser e Igor Martinez en CéüseEl escalador venezolano Eduardo Moser narra su viaje de escalada por el sur de Francia, visitando la famosa escuela de escalada deportiva Ceüse, largas vías en los macizos franceses y psicobloc en conglomerado.

Por Eduardo Moser

Ocho meses de preparación se resumieron en 15 días de travesía por el sur de Francia. Aterrizando en Marseilla la aventura comenzó recorriendo locaciones de escalada deportiva y alpina, para culminar haciendo psicobloc en las aguas azules del mediterráneo. Conocimos variedad de rocas, caliza, granito, arenisca, conglomerado y descubrimos las diferentes técnicas para conquistarlas.

Comenzamos la travesía el 27 de Agosto, nos recibió con gran emoción Igor Martínez, venezolano residenciado en la ciudad de Nimes, escalador desde hace 25 años, pionero y guía profesional del deporte, es reconocido por su pasión y gran motivación cuando de escalar se trata.

Ceüse

A estilo europeo nos dirigimos en un carro-motor-home modelo Renault Kangoo, a la mejor zona de escalada deportiva del Sur-Este, Ceüse. Macizo de caliza que se encuentra a 1600 mts de altura localizado en las cercanías de la ciudad de Gap. Es el hogar de Realization, famosa ruta de Chris Sharma postulada en el 2001 como la primera ascensión acotada con grado de dificultad 9a+. Esta escuela de escalada lo tiene todo, desde desplomes que requieren de gran potencia hasta verticales de mucha técnica. Es un lugar único en su estilo ya que ofrece una concentración de rutas deportivas del más alto nivel, hasta rutas de varios largos para todo fanático que desee compartir un día casual de escalada con amistades, pero siempre respetado por exigir a sus visitantes resistencia para conquistar sus encadenamientos.

Eduardo Moser en CéüseEl alojamiento se puede hacer al pie de la montaña o en el maravilloso camping de Des Guerins, por solo 5 euros la noche, obteniendo el gran beneficio de acceso a baños y duchas con agua caliente para relajar el cuerpo después de un día exigente de escalada. El trekking diario para llegar a la base del macizo es de 50 minutos, lo que genera actividad al cuerpo para llegar con ánimo de afrontar las rutas elegidas.

En nuestra estadía disfrutamos de la compañía de Katherina Rojas, escaladora venezolana residenciada en la ciudad de Braunshweig, Alemania; junto a su esposo Robert Rurkowska, quien se gana la vida como guía de montaña. Esta pareja de gran vitalidad fue proveedora de motivación en las caminatas y de buena sazón en las cenas, momento predilecto para compartir las anécdotas del día.

Seis días y cinco noches disfrutamos de la hospitalidad que nos brindó el valle, intercambiando con escaladores de múltiples nacionalidades. Logrando el objetivo, adaptar cuerpo y mente para afrontar los nuevos desafíos que nos esperaban en el valle de Ailefroide, situado a pocos kilómetros de la frontera con Italia en el Macizo des Écrines.

Macizo des Écrins

Al sexto día levantamos campamento y tomamos la carretera que nos adentró a los valles alpinos. Quien nos recibió en esta oportunidad fue un viejo amigo de Igor, el guía de montaña Olivier Riviere director de la empresa de montaña Ice Fall (www.ice-fall.com), en un pueblo llamado l’Argentier. Para completar se unió al equipo Polo Barneoud, joven escalador francés que se caracteriza por su humilde actitud y fanático de vías largas de alta montaña. Residenciado en Marseilla subió a los valles con el propósito de disfrutar las aventuras de la semana y compartir su experiencia en la materia.

Animo, risas y conversas en francés, español e inglés se mezclaban con el sonido de platos y olor a desayuno en la cocina de la familia Riviere, un escenario ritual lunes por la mañana donde se realzaban anécdotas de escaladas y experiencias pasadas. La sobremesa pronto tomó un aire de complicidad, donde desfilaban topos de la zona para escoger los macizos que se querían realizar y las vías por donde se querían conquistar.

Tour Termière

Oliver y Eduardo en el Tour TermiereEl primer elegido fue un pico llamado Tour Termière en el Macizo de Cerces, a 25 minutos del pueblo de Briançon. Con una caminata desde la carretera a la base de la pared de 45 minutos, despliega un escenario calmado de vista que inspira respeto a sus visitantes. A medida que se acercaba la pared, se escuchaba el eco de las campanas que cuelgan del cuello del ganado pastando en las praderas del valle, mezclado con el viento de verano que aumenta a medida que el sol calienta el día. Con una altura base de 2000 metros empieza una escalada bien protegida y de reuniones equipadas, que poco a poco permiten visualizar el camino de una escalada en caliza muy elegante y técnica, donde la altura y un buen día permiten una vista amplia de todos los picos vecinos cubiertos con faldas de glaciares.

La escalada está compuesta por 390 metros de pared, con diferentes vías de varios largos entre niveles de 5c hasta 7b+. Pero como todo ascenso alpino, se debe hacer de manera eficiente aprovechando el buen clima y las mejores horas del día. El equipo se dividió en dos cordadas con material liviano para llevar agua, comida y chaqueta en caso de cualquier inconveniente. Se afrontó la pared por diferentes vías que nos hicieron coincidir en el largo de mayor dificultad. La cima fue lograda en 3 horas y 30 minutos aprox. lo que permitió la tranquilidad de un buen almuerzo que nos brindó otra perspectiva de los Alpes.

Attaque á main armée

Una vez realizado el primer ascenso de la semana, empezamos la preparación para el segundo. Buscando un desafío un poco más osado escogimos el macizo de granito Aiguille de Sialouze en el valle de Ailefroid. La base de la pared se encuentra a una altura 3000 metros, protegida por glaciar y dispuestos a afrontar el reto decidimos escalar por una vía mixta llamada Attaque á main armée (Ataque a mano armada). Con una altura de 500 metros, está compuesta por 13 largos de mediana dificultad, desde 6b a 7a, es reconocida por lo expuesta de su escalada.

Igor Martinez en en Attaque á main arméeDespués de un día de descanso activo en las alturas de Ailefroide, con un poco de escalada en las horas de la tarde emprendimos la caminata Igor, Paolo y mi persona para adentrar el valle con el fin de pernoctar en el refugio más cercano a la pared. 4 horas de caminata nos conquistaron con el estruendo del rio que se forma en verano por el derretimiento de los glaciares. Las vías ferratas protegidas por guayas, tejen el camino alrededor de cascadas de gran altura para abrir las puertas y permitirle la entrada a los aventureros que desean tener una experiencia alpina.

Al día siguiente nos levantamos con gran motivación de conquistar la cima. Con una aproximación de 2 horas de caminata tocamos la base, en menos de diez minutos y con mucha sutileza como quien llega a casa y no quiere ser escuchado, comenzamos la escalada de doble cuerda, para lograr la triangulación de un escalador de apertura y dos escaladores con mochila de bastimentos, que recogían el equipo por la vía definida. Con el transcurso de la mañana el sol calentaba, el viento se animaba y poco a poco los glaciares empezaban a derretirse, dejando caer hielo y piedras que formaban pequeñas avalanchas que te hacían sentir que sin duda alguna eres un intruso, aludiendo que cualquier error en la montaña puede ser penalizado por la inclemencia del entorno. La escalada resultó ser muy constante, exigiendo eficiencia para poder conquistar la cima. Logramos culminar el ascenso en 5 horas y 30 minutos aprox. lo que permitió disfrutar una vez más de todos los picos vecinos que se acompañan entre sí. Después de suspiros y abrazos por el logro del día, emprendimos el camino de vuelta con un largo rappel a nuestros pies. Acotando que la montaña no descansa, la cima es solo la mitad del recorrido ya que en los descensos es donde se producen la mayoría de los accidentes en este tipo de escalada.

Macizo de Les Calanques

Para el viernes 9 de Septiembre estábamos satisfechos, compartiendo en el desayuno las anécdotas de la semana. Una atmosfera de compañerismo inspiraba tranquilidad en las conversaciones, saciados por los logros obtenidos empezó la nostalgia de un regreso inminente a la civilización, que se iniciaba en la tarde del mismo día después de una pausa en la Escuela de Conglomerado de Mont Dauphin. Polo nos invitó como huéspedes en Marseilla con la intención de mostrarnos las zonas en el macizo de Les Calanques, costa del sur.

Psicobloc en Frigoulet al Sur de FranciaUna vez más disfrutamos de dos días de escalada, practicando el deporte en los cálidos días de verano. El sábado en la mañana tuvimos la oportunidad de afrontar el reto en roca arenisca con vista a las playas del sur de Francia. Cap Canaille, una pared a bajar en rappel para luego ascenderla en cuatro largos. Por la tarde nos acercamos a compartir con otros colegas a una zona de psicobloc compuesta por roca conglomerado, Frigoulet, dándonos la oportunidad de disfrutar de un último ascenso de ritmo y buena respiración con la puesta del sol a nuestras espaldas, para culminar la travesía con un “pegue a muerte” que permitió una buena caída en las claras aguas del mar Mediterráneo. Al día siguiente, horas antes de montarse el avión de regreso a Madrid, una visita a la Famosa escuela de escalada de Les Calanques era obligatoria, así que Les Goudes nos regalo los últimos largos de escalada, en un estilo típico de esta maravillosa escuela de roca caliza blanca.

“Un perfecto día de escalada se logra cuando compartes la experiencia con buenas amistades”…

Fotos colección de Eduardo Moser
Fuente ClimTepuyes

About the author:

Villan Alayón - Fundador

1 COMMENT

  1. Andrea Matthies

    Increíble experiencia…! Espero poder compartir un momento así de emocionante más adelante… Gran capacidad física y mental para superar cada uno de los retos que se presentan en la travesía. FA trip!!

RELATED ARTICLES

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Completa la cifra * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Publicidad

En Mutante