PUBLICIDAD

146 0

Escalada de aventura en Etiopía

A comienzos del mes de febrero de 2012, el español Edu Marin y el venezolano Marco Jubes, estuvieron explorando las Arenas Movedizas de Etiopía, en una aventura de escalada tanto para el cuerpo como para el alma. Esta expedición fue organizada por el aclamado fotógrafo español David Munilla, quien luego de recibir el primer premio del concurso “La Aventura de tu Vida”, convocó a los escaladores a unirse a este proyecto. Se espera que más adelante en el año también podremos ver un vídeo de la expedición española-venezolana a Etiopía.

Lamentablemente David Munilla no pudo participar en esta aventura, tras sufrir un accidente de escalada dos días antes de la partida. Afirma Edu en su blog que David ya está en franca mejora y recuperación.

Edu Marin comparte un momento con los locales - Foto colección Edu MarinA continuación les dejamos el recuento hecho por Edu Marin de lo que resultó esta intrépida aventura en Etiopía, junto a Toti Vales y Marco Jubes:

Luego de llegar a la ciudad de Mek’ele en Etiopía, los escaladores fueron recibidos por su guía/chofer Antonio, quien les acompañaría en todo momento a lo largo de su aventura. De allí se dirigieron a la región de Tigray, donde encontrarían el primer macizo que tenían intenciones escalar. Se instalaron en el pueblo de Hawzen y apuntaron a una vía de 350 metros como objetivo.

topo Arenas movedizas 7c en Etiopia - Foto Edu MarinEsta primera vía les dejó una clara imagen de la naturaleza de la quebradiza arenisca del lugar. Cada tanto la roca les recordaba la importancia de cuidarse y mantenerse seguros en todo momento, ya que un rescate de la pared sería complicado, lento y en algunos casos, imposible. Edu nos cuenta como completaron los laboriosos 350 metros de escalada en la noche, con lámparas frontales como únicas guías en la oscuridad. Al llegar a la cima, los escaladores fueron recibidos por un septuagenario monje, casualmente sentado en una repisa con el acantilado a sus pies descolgados en el vacío. A la vía le dieron el nombre de Arenas Movedizas por la naturaleza friable de la roca.

Afirma Edu que la escalada de Arenas Movedizas (350m) fue hecha toda en estilo libre y clásico, sin dejar parabolts en la pared. El grado sugerido es de 7c.  

Paseo por los macizos cercanos a Samayata, Etiopia - Foto Colección Edu MarinAl día siguiente partieron rumbo a las montañas de Adwa, con el macizo alrededor del pico Samayata (La Cima del Cielo, 3.200 msnm) como norte. Allí permanecieron un par de días buscando el macizo ideal para escalar, tanto por la pared como por la aproximación. Una vez hecho el reconocimiento de la zona y después de realizar los preparativos necesarios, los tres escaladores se dispusieron al ataque.

Toti, quien llevaba varios días indispuesto, finalmente sucumbió a su malestar gástrico y reconsiderar su situación en la expedición. Edu y Marco decidieron continuar su camino a la pared de unos 800 metros de altitud que les esperaba, bajo el sol inclemente del África. Toti regresó, no sin antes advertirles: “tener cuidado, protegerse bien”.

Marco Jubes abriendo uno de los primeros largos Costa brava 8a - Foto Edu MarinCon el sol en sus cabezas hasta el tercer o cuarto largo, Edu y Marco hicieron camino en la pared, entre arena y vegetación. Más adelante desprendieron varios bloques y rompieron unos cuantos agarres, pero el espíritu de lucha no menguaba en la precaria expedición.

Edu describe con especial interés uno de los largos más próximos a la cima, que lo llevó por un sistema de techos que resultaron más complicados de lo esperado. Cuando la noche les acechaba, el agua y la comida menguaban, Edu se dio cuenta a 8 metros de la reunión que ese largo sería lo más complicado de la vía. Luego de completar unos pasos de bloque en arenisca para salir de los techos, el roce de la cuerda y la inexistente protección antes de la reunión, le obligaron a permanecer calmado y hacer lo necesario por ponerse a salvo. “En los otros 40 metros serían más difíciles las secuencias, todo súper romo y complicado de proteger. Yo iba haciendo zetas en busca de fisuras, teniendo en cuenta en el roce de la cuerda, pero realmente pensando en no matarme”.

Marco batalló como pudo en ese largo y, después de un tiempo, se juntaron de nuevo para considerar los siguientes largos.

Edu Marin y Marco Jubes en la cima de Costa Brava 8a - Foto coleccion EduTodavía les esperaban 4 largos más antes de llegar a la cumbre, con la noche hecha una realidad aplastante. En el penúltimo largo, Marco y Edu estuvieron a oscuras por completo y decidieron esperar hasta la mañana para llegar a la cumbre. Sin agua ni comida y bastante ligeros de vestido, permanecieron tiritando “en la noche más dura de mi vida”, como afirma Edu.  A las seis de la mañana después del bivouac completaron el último largo, siendo premiados con unas vistas impresionantes; antes de iniciar unas tres horas de caminata hasta el campamento, sin agua ni comida para hacer más llevadero el calor africano.

También en esta vía que abrieron en el denominado Macizo Costa Blanca, Edu y Marco hicieron uso de protecciones clásicas y afirman que el grado puede estar alrededor del “8a súper expuesto”. No obstante lo exigente de esta escalada, Edu cierra su narración diciendo que: “Hoy Marco y yo estamos destruidos, magullados, con cortes, picadas, ampollas, dolores por todo el cuerpo, ¡pero felices y vivos! Sigue la aventura, todavía tenemos (algunos días más) para ir a explorar futuras montañas”.

Video de escalada clásica Edu Marin y Marco Jubes en Samayata Etiopía

About the author:

Juan Carlos Avendano – Corresponsal Reino Unido Sus primeros pegues en la roca los dio en la popular escuela de La Guairita en Caracas. Después de casi cinco años alejado de la roca (debido a las fiestas, los estudios, el trabajo... y otras comunes distracciones de un joven caraqueño), Juan volvió a escalar a tiempo completo una vez residenciado en Inglaterra. Desde entonces, se ha dedicado a explorar los sectores más populares de la isla Británica y del continente Europeo, fascinado por la calidad y el alto perfil de la escalada en el viejo continente. Juan es instructor y coach en el Castle Climbing Centre en Londres, donde también entrena y planea sus múltiples viajes alrededor del continente Europeo. Aunque prefiere la escalada clásica por la aventura y el terror que le producen, Juan ha superado los séptimos grados en la escalada deportiva y en el bloque. Sus lugares favoritos de escalada incluyen las enormes paredes de Terradets en Cataluña, los diversos sectores alrededor de Cala Gonone en Cerdeña, Curbar y Froggatt en Inglaterra y, por supuesto, La Guairita en Caracas. Como periodista, Juan ha escrito para la radio en Venezuela y para importantes publicaciones impresas y en línea desde 1997. También tiene un máster en Comunicación y Medios de la London School of Economics (LSE) y le gusta el diario cotorreo.

RELATED ARTICLES

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Completa la cifra * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Publicidad

En Mutante